lunes, 10 de marzo de 2014

10 de Marzo

imagen tomada de www.photorack.net

Estamos en el comedor del curro, a la hora de comer. Vicente y yo nos miramos con complicidad y empezamos a reirnos discretamente. Como siempre, los dos hemos visto lo mismo y hemos pensado lo mismo: cuánto friki hay en este curro... y es que eso se hace especialmente notorio en los hábitos alimenticios de la gente, porque no sabéis cuánta gente come lo mismo día tras día, y cuando digo lo mismo no me refiero al mismo producto cocinado de distintas formas, sino a exactamente lo mismo cocinado de la misma forma. Se dice que en el mundo de la ciencia somos unos raros, miro a mis compañeros más cercanos y a mí no me lo parecen, al contrario. Aunque también es cierto que la gente con la que me relaciono en el trabajo tiene otros anhelos más allá de la ciencia que tal vez les haga tener los pies más en la tierra. A uno le gustaría ser cocinero, a otro actor de teatro, otro ha abierto un bar ¿y yo? Yo quiero ser escritora y tengo un amigo del gremio con el que siempre bromeo con abrir una pajarería, tal y como está el panorama seguro que nos iba mejor... Sospecho (y deseo) que alguno de estos anhelos acabará siendo realidad, depende de cuánto lo deseemos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...